TOÑO BLÁZQUEZ "DÉJAME QUE TE CUENTE" COLUMNA DE OPINIÓN PUBLICADA EN EL PERIÓDICO "EL ADELANTO" DE SALAMANCA, 16 DE NOVIEMBRE DE 2010

SOBRE NUESTRO RECITAL "NOCTURNOS"
Día 8 de Noviembre de 2010


"Déjame que te cuente"
(Columna de opinión semanal, publicada en el periódico "El Adelanto").
Autor: Toño Blázquez
Martes, 16 de Noviembre de 2010.

SIN DRAMA

(Toño Blázquez)

Es un poco misterioso el nombre de PentaDrama. Así se llama la asociación cultural que el pasado lunes puso en escena el programa “Nocturnos”, dentro de la programación de noviembre de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura, del Ayuntamiento de Salamanca. Digo misterioso porque penta, del griego, significa cinco (pentágono) y drama, pues eso drama: teatro, representación o también tragedia, hecho luctuoso. Lo de drama ya me cuadra más porque crear es, muchas veces, un drama personal, íntimo e intransferible.

No se habla de poesía en los medios, debe estar prohibido, digo yo. Nada, cuatro cosas por encima. Hay un estado general de opinión que sostiene que los poetas son gente de mente difusa, inestable y dispersa, poco recomendables. Sin embargo, poesía es la respuesta a resortes mágicos del alma, abruptamente inesperados, no apta para todos los públicos. Cada poeta es único e inalienable. En mi caso, con el paso del tiempo y después de leer mucha poesía y escribir otro tanto, me voy poniendo del lado de los que agarran el verso como si agarraran un clavo ardiendo, un clavo con lumbre de tierra, de amor, de desamor, de odio, de rabia o de irónica supervivencia en nuestro tiempo. En definitiva, una poesía que respire vida, no vaguedades. Me gustaría leer con frecuencia cosas de poesía en la prensa, en los medios. Nadie habla de poesía, de poetas. Y deberían porque el lunes hubo en la sala de ensayos del Liceo más de cinco poetas (más femenino que masculino) de una honestidad lírica recomendable y no hubo drama, sino un etéreo y agradable clima poético sustentado musicalmente en la sensibilidad urbana, intimista y personal de los cantautores Fernando Maés y Andrés Sudón. Los poetas de PentaDrama nos mostraron que en Salamanca habita un mundo inexplorado de sorprendentes tesoros poéticos y tenemos, además, a un tipo que se apellida Terrones que nos da lecciones magistrales de cómo hay que leer poesía, como se comba y modula la voz, como se detiene y como avanza, como sufre o se alegra y, sobre todo, como se respira. No fue un drama ni una comedia sino un feliz e inolvidable estado de ánimo.