Encuentro literario con Pablo Guerrero

Próximo encuentro  literario con Pablo Guerrero el día 22 de abril a las 19:30 en la librería Hydria (en la Plaza de la fuente).
Y el día 23 Pablo Guerrero en Santa Marta deTormes, con la Asociación Tierno Galván.
CARTEL PABLO GUERRERO
clip_image002
Cantautor y poeta. Nació en Esparragosa de Lares, provincia de Badajoz.
Estudió Magisterio en Sigüenza (Guadalajara), donde continúa ampliando su bagaje literario.
A los 16 años le regalan su primera guitarra . A veces toca con un grupo amateur de la Escuela, canciones de Los Bravos y Los Brincos. Toca canciones de Georges Moustaki, Jorge Cafrune, Joan Baez, Massiel, el Dúo Dinámico...
Marcha a Madrid a estudiar Filosofía y Letras, rama de Literatura, al tiempo que comienza a cantar, sin ánimo aún de profesionalizarse. Continúa su formación como músico asistiendo a clases particulares. Su acervo poético aumenta con lecturas de Pablo Neruda, Blas de Otero, Luis Cernuda, José Ángel Valente y José Agustín Goytisolo entre otros.
Reconocido cantautor, tanto sus obras musicales como poéticas han tenido gran repercusión y obtenido el reconocimiento del público y la crítica. Muchos de sus discos están relacionados con la literatura de su época, ya que Pablo Guerrero ha musicalizado muchos poemas de poetas coetáneos.
LP: 1972: A cántaros (Acción); 1975: Pablo Guerrero en el Olympia; 1976: Porque amamos el fuego; 1978: A tapar la calle; 1985: Los momentos del agua; 1988: El hombre que vendió el desierto ; 1992: Toda la vida es ahora; 1995: Alas, alas (BMG Ariola)1999: Los dioses hablan por boca de los vecinos; 2000: Sueños sencillos; 2005: Plata; 2009: Luz de Tierra; 2013: Lobos sin dueño (Antología personal 40 años de a Cántaros)
LIBROS: 1999: Los dioses hablan por boca de los vecinos (Cicón); 1999: Donde las flores se convierten en agua (Badajoz) - con fotografías de Antonio Covarsí; 2002: Tiempo que espera (Colección Vincapervinca) - con fotografías de Antonio Covarsí; 2003: Los rastros esparcidos (Ellago); 2004: Pablo Guerrero, un poeta que canta (Verbum); 2006: Viviendo siglos (Ellago) - dibujos de Antonio Sosa; 2007: Escrito en una piedra (Visor); 2010: Los cielos tan solos (Maia) - prólogo e ilustraciones de Miguel Copón; 2012: ¿No son copos de nieve? (Maia) - prólogo de José Ignacio Eguizábal e ilustraciones de Miguel Copón; 2014: Sin ruido de palabras (Maia) (Ilustraciones de Ignacio Caballo).
clip_image002[6]

Cuerdas de luz

Te miro y me veo en ti, laguna humana de luz:

tus dos ojos, las puertas a todo lo que me asombra.

He excavado en los oasis de las raíces azules:

palmeras, fagot del aire, tus labios, mis resonancias.

Me entregas lo que el sol te dora. La belleza del tiempo

prende el mágico estallido de los cantos quebrados.

Encuentro, cuando me buscas, cuerdas mínimas de luz:

corazón de la materia, los tilos florecidos,

campo imantado de nieve en las cintas de sus ramas.

(Y no me siento, mar, desterrado del mar:

se aposentó un paraíso en mis ojos cerrados.)

Entre llamaradas rojas de la duración de Egipto

fuimos el estremecimiento del valle de la espada

que jamás puede herirse.

(Me he abierto a las estrellas y sostengo su fiebre:

un trayecto de estambres, oro blanco fundido,

clarear que no termina.)



Descendimientos

Caen las hojas del hayedo

sobre la delgada faz de la luz desprendida.

Cae la hora del agua

sobre el águila que advierte la profundidad del río,

sobre caballos salvajes

que traen las tardes veloces.

Caen los oleajes verdes de los mares vividos,

las noticias cantadas de la buena nueva,

las ondas de las crines sobre los cereales

y el color oferente de los astros.

Cae el festín de la paz.

Cae el silencio que resguarda

con antorchas encendidas

y nos ofrece el siempre apacible de unos pétalos.

Caen los brillos del diamante

sobre el ojo que abarca lo que abarca la lluvia.

Las miradas no enturbian. Se empapan de lo que cae.

Y únicamente tiritan si tirita la luz.

 

El corazón del nómada

Pulsar de las estrellas, un rubí desvelado:

el corazón del nómada da alcance

a los mastines del tiempo,

a las gacelas de estaño tras las edades del sol,

tras mi extraña eternidad cuando entro en la piedra.

(Visión de sueños recientes, templos en la madrugada,

lamparillas de aceite: luz en mar, Alejandría.)

(Oreáis cebada verde, higuerales de la noche,

fruto de miel silvestre, comprende lo que perdura.)

(Siembra abono en mi silencio, entrégame la plata,

dones de la porcelana mineral de la arena.)

Yo creo en los umbrales que dentro de mí dormitan:

dejadme que pueda atar las palmeras a los astros.

Desde todos nosotros. Desde, al ocaso, la bruma.



Iconos coptos

Ángeles, cifrado idioma, la lluvia cristalizada,

el sol que enciende, de otros espacios, la luz:

suelo ver epifanías, iconos con mares rojos

en manos que vuelven llenas.

(Canta la hoguera del aire, la brisa de la consciencia,

la memoria recupera la desnudez de la nieve:

solamente ante ti, sin los portones del miedo.)

Porque a la edad de la tierra la respetan las palabras:

fondos de añiles y oros antes no contemplados

y monjes que caminan con la obstinación de un sol

que a cada instante amanece.

(Las emociones afloran, desvisten mi sufrimiento:

el rio no miente en Suez, me reclama sus estrellas.)



Jarra cairota


Jarra, vientre ancestral, nacido para que los labios besen

la transparencia.

Jarra, pulpa de agua que ha de ser

en tu cuerpo regresado

la piel sin final del aire.

Asa, ala de tórtola dulce, vidrio que acude

hasta la sal de la lengua.

(Quiero verme en tu fondo,

humedales en la sombra,

ciruelo en flores de frescor lacado.)

(Quiero surgir del templo, de la mano que transforma:

sabia mano curtida que entreabre una puerta.)

Ráfagas de la tristeza, ante una jarra rota.



La mirada eterna

Alma. Armonía. Energía sutil.

Vibro en las cuerdas, mi cuerpo

da acogida a la música, el color macerado

de los pinares al caer la mañana

sobre cada intervalo de la umbría desnuda.

Y una sílaba me abraza, savia y sonido

que da paso a la quietud

del movimiento.

Así, se hace transparente el agua,

cromática en las torcas.

Y se hace madera mi voz, la voz ti debida.

La voz abierta y sus corrientes táctiles.

Sitares de la mirada.

Dulce calor de almendras.

Vuelvo a prender lo que fluye, ríos de la vida plena.

Amor. Amor. Constelaciones. Puerto.

Eterna es la mirada que contiene el doce.



Sin nadie en Nubia

Para Enrique Cidoncha

Halcones vigilando la entrada de la tierra.

Arco en tensión disparando a la sombra:

si te retengo huyes, estela azul derramada,

visiones de la esperanza, que iluminan

el llanto de las bestias.

(El templo sin campana, la orfandad de la noria,

la cicatriz abierta de un huerto abandonado.)

(En su umbría descanso: encendidos colores

de la tarde me cubren cuando, vacío, me lleno.)

Después, como los presos, como animal herido

quiero volver a casa: huésped de atardeceres,

sin nadie en Nubia, resplandeciente y pobre.


Vaso. Aire. Mujer

En la raíz de un almendro abandono mi equipaje.

Pies ligeros cuando desviste mis fardos

la gravedad de la tierra.

Oíd: únicamente soy afilador de relámpagos

y me estremecen

las llamaradas de los sonidos más frágiles.

Vaso. Aire. Mujer.


Vientre

Parece ser ajeno a la tristeza extraña,

al pasadizo oscuro de unos ojos desiertos.

Mas dice: el amor acarrea

el verde incandescente que despide la tierra.

No escupas saliva y sangre.


Se amontonan las nubes.

La tarde recobrada me revela sus rastros.

El azafrán prendido, lo fugaz perdurable.

El aljibe cercado por columnas de agua.

Siento un vientre en mi vientre.