Encuentro literario con David Bobis y Alberto Gil-Albert

Nuestro próximo encuentro literario será con David Bobis y Alberto Gil-Albert el día 7 de Noviembre a las 19,30 en la librería Hydria.

David Bovis

DAVID David Bobis (Madrid, 1985), es trabajador social y, actualmente, ejerce como educador social en un Centro de Acogida de Menores de la C.A.M.
Ha publicado los poemarios Puñales en la garganta (ed. Mandala&LápizCero, 2010), La sed de la arena (ed. Amargord, 2012) y Notas a pie de E.T.A (ed. Amargord, 2014).
Parte de su obra aparece recogida en diversas antologías: Voces del Extremo. Poesía y dignidad (Ateneo de Logroño, 2011), El Camino del corazón solidario, las palabras dan de comer (Bohodón Ediciones, 2012), Campamento Dignidad. Poemas para la conciencia (ed. Baladre, Zambra, Málaga, 2013) Voces del Extremo. Poesía y resistencia (Madrid. Ed. Amargord, 2013), En legítima defensa (ed. Bartleby, 2014)
ALBERTO

Alberto Gil-Albert Gómez (Logroño, 1960). Es abogado y ejerce su profesión en la ciudad en la que nació. Escribe poesía desde la adolescencia  e Intermulieribus es su primer poemario publicado. El mundo del autor siempre ha estado habitado por mujeres. Se adentra en la descripción del universo femenino con la curiosidad de quien  explora una región agreste e ignota, dotada de ingentes riquezas, visibles pero inaccesibles para los visitantes extraños. Su poesía está inevitablemente vinculada a los lugares físicos o intelectuales  a donde la curiosidad o su trabajo le han llevado y en donde la huella femenina  se encuentra aun impresa, casi como una cuestión de mera supervivencia, con dolor, sacrifico y combate. El autor no pretende enseñarnos lo que son las mujeres ni cuáles son las esencias de su naturaleza, la poesía de Alberto Gil-Albert no explica lo que ve, sino que describe lo que siente un varón ante la simple percepción de un mundo extraño, rico en emoción, reflexión y generosidad vital como es el universo femenino. Como decía Oscar Wilde no se trata de una cuestión de género sino de inteligencia.

Jesús Ateca Núñez-Polo
Ha sido colaborador de la Consejería de Cultura de
La Rioja en rehabilitación de pueblos abandonados.
Creador de la propuesta de la Fiesta del Humo de
Peroblasco, La rioja, pionero land-art colectivo
enmarcado en esa dinámica y que lleva a cabo anual
mente junto a sus convecinos.
Promotor de la nano editorial Ediciones de la Era,
que junto a exquisitos colaboradores aflora curiosos
proyectos singulares.
Algunos de sus trabajos pueden verse y escucharse en:
WWW.ARTEATECA.COM




Texto de David Bobis
MONSTRUOS S.A
soy de los que leen cuentos
a sus hijos para dormir:
desde caperucita hasta el abc
o el kamasutra
por poner un ejemplo
cualquier cosa es buena para
endurecer vuestras pequeñas
mentes les digo
el mein kampf alí babá y los cuarenta
ladrones la torá la bliblia o el corán
incluso han llegado al punto
de hacer peticiones no hay noche
que no pidan por sus dulces y sabrosas
boquitas: el capital! grita el más pequeño
dónde esté heidegger que se quiten las barbas
de marx! replica el mayor
qué preciosidad mis hijitos
tan listos y sabios a su corta edad
durmiéndose bajo las palabras
de primo o la verborrea de voltaire
qué ronquiditos qué rebufos
de premio nobel
las de estas dos criaturitas del
señor
alterando el sueño de los monstruos
escribiendo su próximo cuento.

Texto de Alberto Gil-Albert
La distancia de tu nombre
Tu nombre tiene distinta longitud;
por la mañana se extiende espléndido
en su camino trazado y hermético
de tarde se tizna del barro horadado.
Por eso donde pasas un labio
da medida de tu paso
creándote nombre e innombrada
rota y blanca
suave y renovada
quedas hecha.
Por eso tienes nombre de mujer
y vistes de sol
calzas flores de lavanda
en los pies del que pende
tu nombre.
Por eso vimos los dos
cómo en nuestro jardín
la sonrisa de las margaritas cuando llueve
es igual que tu sonrisa
pues tiene el atrevimiento de su nebulosa humedad
y el interrogante que en ella plantea
el rizo que sobre tus ojos llora.
Por el contrario
las lágrimas de las buganvillas en el alfeizar de la ventana
(que por cierto, me permiten, emocionado
besar tu trémulo cuello)
no son igual que tu llanto
que se arroja, como una catarata
sobre mi corazón mojado.
Por eso quisiste ser, pero no fuiste
marea de luna nueva
en playas rojas de neptuno.
Robaste ser pero no fuiste
marfil blanco al sur de las hespérides.
Hurtaste, si, con brutal dolo
ser amante y alma del amado.
Quisiste ser lámina de fuego
trueno vengador
gen de las especies
sombra del árbol
infinito
pero no fuiste
ya, cristal del corazón humano.