Encuentro literario con Reynaldo Lugo Mendoza


El día 19 de abril a las 20h.  en la Sala de la Palabra. Teatro Liceo, tendremos nuestro próximo encuentro con: Reynaldo Lugo Mendoza.

Reynaldo Lugo Mendoza es natural de Matanzas, Cuba. Radica en España desde 2004.
Es Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Reportero y redactor jefe de varias revistas cubanas. En la televisión incursionó como guionista y director de series documentales. Trabajó como editor de libros para la editorial francesa Chicago Editions. Ha sido es el encargado del Espacio Cultural Bizarte y de su galería hasta su reciente cierre, así como periodista del periódico digital Bejar.bz
Su primera novela, titulada Palmeras de sangre, fue publicada por la editorial Random House Mondadori en el año 2000 y traducida al italiano para dos ediciones: Mondadori 2001 y Mondadori Oscar Bestsellers 2002.
En el 2011 publicó con la Editorial De la Luna Libros la novela El príncipe que leía el Tarot y soñaba con mujeres, una historia relacionada con la Casa Real durante la Guerra Civil Española.
Es autor de las novelas  La oreja del loco, que fuera finalista del I Premio Wilkie Collins de Novela Negra, y de Y conoceréis la verdad, que resultara finalista del I Premio Hispania de Novela Histórica y publicada en la colección Maestros de la Novela Histórica por el sello Lacre de la Editorial Áltera.


Una de sus narraciones breves, Espérame en el cielo, corazón, obtuvo el segundo lugar del Concurso Internacional Semana Negra de Gijón 2006 y el relato titulado Arráncame la vida con el último beso de amor fue el ganador de ese Premio en el año 2011. 



Sinopsis de la obra 

Lacre Ediciones del Grupo Editorial Áltera, acaba de publicar la novela del escritor cubano Reynaldo Lugo titulada Y CONOCERÉIS LA VERDAD dentro de la COLECCIÓN MAESTROS DE LA NOVELA HISTÓRICA, la que ha sido valorada tanto por su excelente calidad literaria como por la reconstrucción de época, acontecimientos, el manejo de los personajes y, sobre todo, por la fuerte dosis de intrigas políticas absolutamente históricas en las que se mueven sus protagonistas, reales y de ficción.  
Y conoceréis la verdad navega entre las turbias aguas de los contextos políticos que conformaran la irrupción en América de la llamada Guerra Fría, que engendró en ese escenario su capítulo más caliente: la Crisis de los Misiles de 1962. Y llevó al mundo —como nunca antes o después— al borde de una guerra nuclear.
El triunfo en Cuba de la revolución liderada por Fidel Castro y su alineación inmediata con la Unión Soviética propiciaron profundas contradicciones políticas y geoestratégicas, que se manifestaron de inmediato en las reacciones hostiles del gobierno de Estados Unidos al despertar una mañana con su mayor enemigo a 140 kilómetros de sus costas.
La novela reconstruye la génesis de ese conflicto a través de la narración del pensamiento y las acciones de las partes relacionadas con las aguas que llevaron a aquellos lodos: el gobierno cubano y sus incipientes fuerzas de seguridad, los servicios de inteligencia soviéticos, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos y la mafia norteamericana establecida en la Isla.  
Las tensiones fueron en aumento desde la victoria de las guerrillas en enero de 1959 y culminaron el 4 de marzo del siguiente año: el día que estallara en el puerto de La Habana el buque francés La Coubre cargado con granadas y proyectiles adquiridos en Bélgica. Castro culpó a Washington y se rompió toda relación entre los dos países por más de medio siglo.  
  
Y conoceréis la verdad reconstruye ese trágico y oscuro suceso que desencadenó las respuestas de todos los implicados: la Unión Soviética se encargo de suministrar armamento convencional a Cuba y la Agencia Central de Inteligencia comenzó a preparar una invasión por Bahía de Cochinos, que se produjo en abril de 1961. Entonces, Fidel Castro proclamó el carácter socialista de la Revolución y la Unión Soviética comenzó a proveerle de su más sofisticado armamento aéreo y terrestre, envió asesores militares y dio inicio a la instalación en la Isla del  impresionante arsenal nuclear que pudo llevar al mundo a un cataclismo.

Esta excelente narración, que no deja de ser un thriller apasiónate dentro del canon de la Novela Negra, ha sido construida sobre la base de una realidad histórica, sin efectos sorpresa creados por investigadores superdotados. Es la crónica de la más rigurosa verdad. 



La novela puede ser adquirida en su versión impresa o digital en el siguiente enlace: 
https://www.amazon.es/conocer%C3%A9is-verdad-Maestros-novela-hist%C3%B3ricaebook/dp/B01IBODN2S/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1469087191&sr=81&keywords=y+conocereis+la+verdad 

Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres


La historia es sólo una y a la vez sus infinitas versiones. Es algo que sucedió en un pasado, cercano o distante. Y es sólo el punto de vista de quien la narra. No existe hecho alguno —aún los intrascendentes— cuyos protagonistas puedan relatar como una realidad única en todos sus pormenores; lo que deviene en múltiples versiones de un mismo acontecimiento. Así es la historia de imprecisa y así es como la conocemos: vadeando infinitas adaptaciones.
La historia no trasciende más allá de las informaciones que sobreviven al paso inexorable del tiempo, ya sea grabadas en paredes de cavernas o publicadas por la prensa, que, como prensa al fin, no logra rebasar un interés informativo de presente. 
Conocer la verdad, cualquier verdad, más allá de sus causas y consecuencias, podría estar en manos de los arqueólogos de la novela histórica, quienes poseen la capacidad de empalmar los hechos objetivos de lo acaecido y añadir a éstos un par de elementos esenciales: el pensamiento y la subjetividad que reproducen sus protagonistas en una recreación de puzle, donde cada cual encaja donde tiene que encajar.
La novela histórica, siempre que se cueza con una selección de ingredientes reales, puede alcanzar esa categoría; pero, cualquier intento por novelar, en el sentido de imaginar los sucesos y acomodarlos a un guión preestablecido, quedaría por debajo de ese rango especial que le concede al género la virtud de crear ficción con la realidad misma, sin pasar gato por liebre con historias forjadas más con la imaginación que con la verdad. 
Las verdades nacidas y desarrolladas por medio de un argumento narrativo, lo que no deja de ser una variante enriquecida de la investigación, suelen dar en el clavo; porque, a fin de cuentas, cualquier novela histórica es un buen recurso para difundir algo causado y protagonizado por personas que vivieron alguna circunstancia que vale la pena recordar; no sólo por el simple placer de la lectura sino también para comprender qué hemos sido, qué somos y qué podríamos llegar a ser de conocer aquellas ocultas verdades heredadas.