Carlos Blanco Sánchez, I Premio de Poesía La Guardia (Jaén).

Nuestro socio, Carlos Blanco Sánchez, con su poema ´"Contaminación", ha ganado el primer premio en el I CONCURSO DE POESÍA LA GUARDIA DE JAÉN. El certamen, de temática medioambiental, se falló el pasado 25 de Marzo.
Felicitamos a Carlos, y le agradecemos que comparta con nosotros el poema ganador.


CONTAMINACIÓN

Con la contaminación que asola nuestro Planeta,
a ritmo de pandereta, se ha preparado un follón.

Ahora, un grupo de países, los más ricos, -según dicen-
se juntan a dialogar pues lo quieren arreglar...

Se marcharon a Kioto, en avión, -ninguno en moto-
y en su plácido sillón opinaron en cuestión.

Soluciones, al Planeta, buscaban, mas conclusiones
les costaba un mogollón y así, reunión tras reunión.

Bajo el nombre del "Geocho" mandatarios de "Los ocho"
fueron a deliberar y otra vez vuelta a empezar.

El Planeta se resiente y, a puertas del dos mil veinte,
buscan hallar solución para tan magna cuestión.

Que si son las nucleares las causantes de los males,
del todo, transcendentales... La respuesta es: -¡Qué sé yo!...

Los sprays vinieron luego y, a todos, fuera de juego
nos dejaron... ¡Vaya susto!... Aquí, carpetazo y punto.

Los gases contaminantes, -antes, después y durante-
de vehículos a motor, produjeron estupor.

Barcos se fueron a pique, -hoy la historia se repite-
chapapote que dejaban hasta las playas llegaba.

Plagas, como la langosta, arrasando a toda costa,
de los campos se adueñaban y campiñas esquilmaban.

Y la pertinaz sequía a todos nos maldecía
mes tras mes, año tras año, con su rostro seco, huraño.

Tanto incendio forestal al bosque sienta fatal;
deforestado el paisaje: sin flora y fauna salvaje.

Para colmo de los males, van quedándose animales
y otros tantos vegetales en peligro de extinción.

Cual tesoros escondidos, yacen tóxicos vertidos
en barriles, sin control. ¡Ahí os queda la cuestión!

Y con tanta producción transgénica, sin razón…
¿Podrá dañarme el riñón, a la vez que el corazón?...

El petróleo, ni lo toco, ya va quedando muy poco.
¡Fuera coche y fuera moto! -Lo dijeron en Kioto-

Tsunamis y terremotos, aparecen cada poco;
inundan y resquebrajan y vidas nos arrebatan.

Agua y hambre... ¡Ni mentarlo!... Un paseo por Montecarlo
y verán qué despilfarro… ¡Todos subidos al carro!

Apúntate, cuanto antes, al tren de biocarburantes;
del barril de crudo pasa, que el futuro es la biomasa.

No emiten contaminantes, son limpios, son elegantes;
se obtienen del cereal, lo que no está nada mal.

Que es de ser inteligente proteger el Medioambiente,
reducir y reciclar y también reutilizar.

Hay que ponerse las pilas y juntarse, cerrar filas
y dar con la solución para atajar la cuestión.

Y no te quedes mirando, ni tampoco vacilando…
Esto no puede esperar pues, la Tierra, herida está.

Esta herida hay que curarla, tras sanarla, vigilarla.
¡De todos es la misión de encontrar la solución!