Encuentro literario con tres mujeres poetas. Galería fotográfica

En nuestro encuentro literario de mayo, hemos tenido el gusto de recibir a tres poetas de Cantabria: Nieves Álvarez, Adoración Campos y Marisa Campo Martínez. Pertenecen a ese grupo de mujeres reivindicativas llamado GENIALOGÍAS cuya misión entre otras es dar voz a poetas mujeres ya descatalogadas o a las que no se les ha reconocido su valía como merecen.




La primera en presentarse fue Nieves Álvarez quien destacó que a pesar de la lluvia, que caía en Salamanca en el momento del encuentro, en estos recitales uno lo que hace es mojarse por dentro. Recordó sus comienzos en el mundo de la poesía, se acercó a ella siendo muy pequeña, con siete u ocho años, en que coleccionaba Sonetos. Confesó que a pesar de escribir mucho, llegó un momento que pensó que no sabía nada de poesía y se apuntó a cursos de escritura para aprender. Dice de su poesía que está escrita en verso libre, con musicalidad pero sin rima.
No me reconozco sin escribir. La poesía es como una especie de respiración, tengo que escribir por necesidad. A Nieves Álvarez le gusta escribir sobre las mujeres maltratadas, participó en el proyecto: ”Ponte en mi piel”, para dar voz a los problemas que surgen a su alrededor. Poesía al servicio de lo que quiero decir y de lo que tengo que decir. Me interesa la mujer en general, las mujeres somos marginadas en todas las profesiones.
También he tratado el tema de la Memoria Histórica. “Desde todos los nombres (abecedario del olvido)”. Yo no sabía, que en España habían existido campos de concentración y campos de trabajo que había gente desaparecida. Llegué a decir Yo he nacido muerta, porque vivo en un país en que no sé lo que pasa. Terminó Nieves su presentación definiéndose como animalista. Nos leyó un poema inédito: ”Operación de cirugía ética” que irá en su próximo libro.

Continuó Marisa Campo. A Marisa Campo lo mejor que le ha dado la poesía es que cada experiencia en la vida se puede convertir en un acto creativo. Comenzó hablando de su libro: ”El tren de los Urales”. Como metáfora de mi trayectoria vital, desde el pasado hacia el presente.
Subrayó que hay que trabajar con materiales de verdad y desde la verdad. Ser poeta es darse luz a uno mismo. Escribir desde las experiencias cotidianas.
Muchos de sus poemas tienen como tema la poesía. Recordó que según Borges, la poesía debe ser el espejo donde se refleja nuestra propia cara, destacando que ahora le interesa la poesía como lectora, desde ese punto de vista, también rehacer los tópicos, como una ensalada que funciona como panacea de todo. Por ejemplo el Carpe Diem, aprovecha el momento. El paraíso de la infancia, así me veía yo cuando era niña. Viví en Madrid, Oviedo y Santander. El viaje a París, la ciudad del amor, a la que fui con catorce años. En los que jugaba a fijar los ojos en los ojos de otros jóvenes. En “Diario de un autómata”, los poemas tienen que ver con la poesía. Intento dejar fuera el ego.

Finalmente Adoración Campos. Recuerda la poeta que empezó a escribir los domingos por la mañana en la cama de sus padres, donde el progenitor convocaba a sus hijos para contarles historias, El Quijote, El Lazarillo de Tormes, El Buscón, etc. también a su abuela materna que era buena contadora de cuentos. De los libros le gustaba el olor a nuevo. Su primera conmoción poética fue Bécquer. El primer poema lo escribió a la muerte de su abuelo, a los once años. Este poema emocionó a su padre, esa manifiesta emoción en él, fue importante para mí. Durante un curso escribió un diario que solo leía a su compañera de mesa, esta esperaba las historias nuevas con verdadero interés a finales de los años 90 empiezo a escribir, después a partir del 2004 a enseñar.

En el 2010, fue finalista del Premio Nacional Cálamo de Poesía Erótica con la obra” La lengua se abre al paso”. Sus poemas pueden definirse como sensoriales y reflexivos. “Le doy más importancia a las metáforas que al ritmo”.
Destacó que lo mejor de la poesía es que le sirve para reconciliarse con el tiempo. Lo deseable de un poema es escribirlo, publicarlo, leerlo en directo y ver si llega a las personas que lo han oído.

Fue un placer enorme escucharos, tres poetas distintas pero a la vez iguales, en definitiva mujeres amantes de la poesía desde cuya atalaya están en contacto con los otros seres humanos, dando muchas veces voz a las personas que no la tienen. Tres mujeres GENIALES que disfrutan con el bello arte de crear. Gracias por vuestra presencia en la Sala de La Palabra.