Tarde literaria con Elena Díaz

El miércoles 16 de diciembre tuvo lugar un taller literario de PentaDrama en el Centro cívico Julián Sánchez “El Charro”.
En esta ocasión, nuestra compañera Elena Díaz habló sobre el paso de Unamuno por Canarias.

Fruto del enfrentamiento del autor con Miguel Primo de Rivera, Unamuno fue expulsado de Salamanca, para comenzar su exilio en Fuerteventura (el 21 de febrero de 1924), isla en la que permanecería durante cuatro meses y al que dedica la primera parte de su libro “De Fuerteventura a París” (1925), obra compuesta por 103 sonetos, de los que 66 están dedicados a la isla y a su amigo Ramón Castañeyra. Además, en las cartas que envía a sus amigos durante esta época, habla del aislamiento que sufre en esa isla a la que ha sido desterrado por su sinceridad, pero a la que habría que llamar Fuertemente Venturosa, por la gran generosidad y belleza tanto de la tierra como de sus gentes.

Unamuno continúa sus años de destierro, primero en París, donde permaneció un año y donde acudía con asiduidad a las tertulias del Hotel La Rotonda, junto a otros exiliados e intelectuales españoles entre los que se encontraban Eduardo Ortega y Gasset, Esplá, Blasco Ibáñez,... Después viaja a Hendaya, desde donde podía vislumbrar las montañas de Irún en días soleados y donde permanecería cuatro años, hasta su regreso, en febrero de 1930 a Salamanca.

De esta época, contamos con la publicación: “Cartas del destierro”, entre el odio y el amor. De Jean Claude y Colette Rabaté, editado por Ediciones Universidad en el año 2012. Recopila cartas dirigidas a la familia, escritores, traductores, amigos... en las que Unamuno confiesa escribir por la necesidad de echar fuera todo lo que le estorba dentro. En ellas reconocemos a un Unamuno con un firme convencimiento de sus ideales, absolutamente irreverente con M. Primo de Rivera, el rey Alfonso XIII y el General Martínez Anido.

Durante una hora, nuestra compañera Elena Díaz habló de esta época de exilio, haciendo hincapié en los meses pasados en Fuerteventura y de lo que representó para Unamuno. Una disquisición ordenada, documentada y enriquecedora.