Encuentro literario con Mª Ángeles Maeso. Galería fotográfica

El miércoles 8 de Marzo tuvimos el honor de recibir a Mª Ángeles Maeso para conocer mejor a la poeta. Nos habló de su obra literaria y nos presentó en primicia su último poemario: "Puentes de Mimbre".
El encuentro literario tuvo lugar un día muy especial, pues coincidió con el Día de la Mujer.
Tuvo un recuerdo emocionado hacia las mujeres de la Puerta del Sol de Madrid, que estuvieron acampadas y en huelga de hambre para conseguir del gobierno un Pacto de Estado contra la violencia machista. En lo que va de año, ya son dieciséis las mujeres que han muerto por esta lacra en España. En referencia a la proeza realizada por estas mujeres en la Puerta del Sol dirá Maeso: “Nada se conquista gratis, ellas nos han recordado que nada se nos regala, sino que la lucha conlleva riesgos.”
Mª Ángeles leyó poemas de su libro:”¿Quién crees que eres yo? La poeta nos explicó el por qué de este título. Según explicó el título es una frase de su madre, poco antes de que el Alzheimer hiciera mella en ella. Ante la afirmación de: “mamá mira soy yo, tu hija” ella respondió: tanto yo, tanto yo y ¿quién crees que eres yo?  Es un título que encierra una historia de gran ternura.

La poeta nació en Soria y es hija de un labrador. Comían en un hule donde estaba  representado el mapa de España, cuando le indicaban sus mayores cual de esa provincia era Soria, le decían:  ¡Mira Soria, la más grande de todas!, así creció Maeso pensando que Soria era la más grande. Este libro pretende ser un homenaje a sus orígenes, a los padres.
En Puentes de mimbre, su último libro, los poemas no llevan título, sino horas, porque según la autora, escribimos con lo que nos quita el sueño, con lo que nos obsesiona.
El libro está dividido en dos partes. La primera es “Noche: Verdad y pavor” y la segunda es “Lo imposible” y comienza a las siete y pico de la mañana.
Hay poemas donde aparecen seres mitológicos como Ícaro o Sísifa  en femenino. Sísifo fue condenado a subir una piedra a la cumbre de la montaña, cuando llega cae y tiene que volver a comenzar.  Este mito según Maeso tiene más vigencia en una mujer. Entiende la poeta el folio en blanco como un ejercicio de libertad. “No escribo para dar voz a los otros, pues los otros también saben hablar”.
Termina el libro con un poema de esperanza. Como la que nos han regalado las mujeres de la Puerta del Sol con sus reivindicaciones, logradas con dolor y sacrificio.
Concluye diciendo que hay que bajar el arte de las nubes, porque de las nubes para abajo hay belleza.
Gracias Mª Ángeles Maeso por tu mirada poética y por compartirla con todos nosotros. Deseamos que “Puentes de mimbre” que bautizamos juntos, te llene de satisfacción allá por donde vuelen libres sus versos.


Fotos Miguel N. Sánchez