Encuentro Literario con Mª Ángeles Pérez López. Galería Fotográfica


El acto fue presentado por Montse Villar quien destacó de la poeta su mirada “como inquieta y rebelde”.

Para Mª Ángeles los libros publicados constituyen un encuentro con uno mismo y con los demás y define la poesía como un vicio que exige una entrega total. Confiesa la poeta que gran parte de lo que ha escrito después está en  el poema que da título a  su primer libro:”Tratado sobre la geometría del desastre”.

En su segundo libro:”La sola materia “, pone el foco en la sencillez de las tareas domésticas: poner la lavadora, hacer café, etc,  hay un esfuerzo por mirar qué se esconde  debajo de lo que se ve. El deseo de transformar las cosas en otras cosas, la voluntad de que la materia fuera sola materia, borrar lo añadido a las cosas por las capas del tiempo o lo que sabemos de ellas. En “Carnalidad del frio” , está el poema dedicado a Ana Orantes, una de las primeras mujeres de la que tenemos certeza de ser víctima de violencia de género, a la que la poeta dedica un poema escalofriante que termina con los versos:”Oh cuerpo de papel para la hoguera”.

Seguirían después los poemarios:”La ausente” y “Atavío y puñal” para terminar con “Fiebre y compasión de los metales” 2016.
Después de un tiempo de sequía creadora, en que la poeta como diría Machado “como barca varada en la orilla, solo esperaba que subiera la marea”, sintió la llamada,  la visita de la dama , a la que apela Juan Gelman  y vuelve a crear.
El detonante fue un cartel en el que hay representadas unas tijeras con una llave en medio de las dos cuchillas. Y se pregunta la poeta, si la tijera quiere ser tijera, qué pasaría si la escucháramos. Dice que todo lo que la rodea está atravesado por los metales, metales que esconden el mundo. Ellos contienen  la posibilidad del daño y de la sutura, la reparación. Su deseo es que la herramienta no genere violencia.

El público en un diálogo con la poeta le pregunta que quienes eran los metales  a lo que contestó que no sabemos muy bien, pero que quizá los metales sean los hombres. En lo pequeño, en el microcosmos nosotros somos los metales. Termina diciendo que hay una voluntad de luz que no se quiere apagar, haciendo hincapié en que la vida por la vida se traslada a todos los ámbitos.

Para terminar no se me ocurre mejores palabras que las que le dedicó nuestro compañero Ferchu de Castro que dijo que ”metal es lo que brilla, alumbra y sostiene, así es Mª Ángeles Pérez López”, a quien le deseamos lo mejor y le damos las gracias por el maravilloso encuentro que nos brindó y por ser presencia en nuestro común camino de la palabra.