Encuentro Literario con Carmen Sánchez y Julio Obeso. Galería Fotográfica

El 12 de Enero comenzaron los Encuentros literarios correspondientes a 2017.
Nos visitaron dos poetas asturianos, Carmen Sánchez "Gaia" y Julio Obeso, pertenecientes al grupo Versos Libres de Gijón. Ambos fueron presentados por Montse Villar quien destacó de la poesía de Carmen la delicadeza y la elegancia, y de Julio la alta tensión emocional que se respira en sus versos y puso de manifiesto su inquietud ante todo lo inacabado, lo que está sin terminar como el futuro. Comparó su poesía con su carácter.

Carmen Sánchez se mostró encantada de poder presentar su poemario “Un roce al paso”, en la sala de La Palabra, por ser un lugar conocido por ella a través de las redes sociales, donde tantas veces ha podido seguir a los poetas  que la han visitado, como centro poético de nuestra ciudad.
Esta catedrática de Biología felizmente jubilada, estudió en Salamanca  el segundo curso de su carrera, de la que señaló que fue una ciudad que la marcó en algunos aspectos como la libertad. Se define como una mujer de ciencias, pero a la que la libreta y el pilot acompañan  siempre.
El título de su poemario “Un roce al paso” corresponde a un verso del poeta Luis Cernuda de quien se define seguidora, al igual que de  José Hierro, Ángel González y Antonio Gamoneda.
Carmen  dice que escribe porque “la poesía ordena mis pensamientos y mis sentimientos”. Se mostró como una persona a la que le fascina la magia de las palabras y se define como una aprendiz de la vida.

El poemario tiene tres partes, la primera  Un roce al paso, donde se pone de manifiesto el deseo como un impulso vital, como pulsión de vivir.  El segundo “Esferas y silencios” donde los sentimientos fluyen con la naturaleza y donde queda patente la relación que tenemos con el mundo y la mochila que todos llevamos, y la tercera parte, que corresponde a “Naufragios” donde compara la vida con un naufragio.

Julio Obeso nos presentó el poemario ”Impajaritable”, adjetivo chileno que corresponde a nuestro impepinablemente, donde dice jugar con las dudas que “tengo y que he tenido a lo largo de mi vida”, ahí está la incertidumbre de la infancia por ejemplo.  Dirá el poeta que su visión de la poesía la explican los poemas que escribe. Destacó a César Vallejo como uno de sus poetas fetiche.

En la segunda parte del libro  titulada “Dentro de la pecera”, pone de manifiesto  que con la edad tienes certezas en las que crees que te puedes apoyar y descubres que son una gran mentira, y la tercera parte: ”Entre lo roto y lo perpetuo” dedicado a los desengaños.