Encuentro literario con Javier Pinar

Nuestro próximo encuentro literario será con Javier Pinar  el próximo miércoles 11 de Noviembre a las 20:00 horas. Tendrá lugar en la Sala de la Palabra del Teatro Liceo gracias a la colaboración de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes.


CARTEL JAVIER PINAR CUBO

FB_IMG_1446069430688 LUIS JAVIER PINAR (San Sebastián, 1977)
Con 12 años se traslada junto con su familia a vivir a Dueñas, Palencia.
Como poeta, gana su primer premio en las Justas Poéticas de Dueñas en 2003, en la categoría Comarca del Cerrato, con el trabajo “Mirando al cielo”. También consigue el segundo premio en las Justas Poéticas Vallisoletanas en 2004 con la obra “La sola soledad”. Ha publicado el cuadernillo “Ramos de versos” en 2007. Aparece en varias antologías de poetas palentinos, tales como “Palencia, tiempo aprehendido” (2009) y “Palencia. Palabra y luz” (2012), en la antología “Voces del Extremo. Poesía antidisturbios” (2015), “La poesía a la calle. Antología poética del grupo DiVersos” (2015), además de colaborar en alguna revista de carácter local. Su primer poemario individual se titula “Bocetos para un autorretrato” (2013).


Como relatista, ha ganado el primer premio de relatos hiperbreves de la Universidad Popular de Palencia en 2009. Ha publicado, junto con otros escritores palentinos, el libro “Pluma, tijera y papel” (2009).
Actualmente ejerce como profesor de poesía en la Universidad Popular de Palencia y preside la Asociación Cultural Capirote, en la que interviene como actor de teatro y mago aficionado.
También dirige en Palencia el grupo de poesía DiVersos, destinado a dar voz a todos los poetas y aficionados a la poesía que quieran participar exponiendo sus trabajos a través de una lectura de micrófono abierto.
“Más allá del desahogo natural de la escritura ―como si las palabras acudiesen para aliviar el verso retenido―, mi poesía responde a una necesidad de conectar con la gente, de acercarme a las personas y hacerme real; es un frágil intento de conquista, no ya ante el verbo esquivo, sino más bien ante la vida misma, seduciéndola poema a poema hasta llegar a enamorarla.
Nace de la ambición por sentir, más profunda y más intensamente, lo que siente el mundo, al tiempo que recito mi propia declaración de intenciones, mi propio deseo de ser comprendido”.
MENTIRA
Si la verdad no fuera más que un punto de vista,
si el amor no impusiera la libertad del otro,
si vivir no implicara morirse lentamente
yo jamás vestiría la piel que ahora me finge;
si este tiempo de arder no quemara los sueños,
si esta rutina oscura no cegara el camino,
si este pesado mundo ya no abriera las llagas
yo jamás huiría de mostraros mi rostro.
Pero todo es tan falso como nubes de plata,
como barcos de bruma, como el aire en las manos,
y el arancel que pago es la tasa del miedo
que me obliga a ocultarme detrás de una careta.
Yo sé bien que este mundo se sostiene de engaños,
que el embuste es palabra y lo demás no importa.
He aprendido a mentirme como miente un recuerdo.
Yo sé bien que no es cierto que el pasado regresa.
Y entre mares de mimbre, entre tronos de escarcha
el futuro aparece como un sol de diciembre.
Pero todo es mentira, sigue siendo mentira:
el gobierno es un cuento, el dinero ficticio,
esta crisis, el voto, todo pura falacia,
las fronteras, la patria, la libertad, calumnias.
El progreso es mentira, la esperanza es mentira,
nuestra unión, nuestra fuerza, es mentira, es mentira.
Cuánto engaño dispuesto para el cuerpo de un hombre.
Y si todo es mentira, en verdad ¿qué nos queda?
 
UN SECRETO AL OÍDO
Si ustedes me permiten la osadía
voy a saldar una cuenta pendiente
y voy a confesarles,
en esta intimidad que hemos pactado,
un secreto al oído:
aquí donde me ven tan bien plantado,
tan seguro de mí, tan convencido,
a veces, cuando más lo necesito,
no soy esa persona que aparento;
las dudas son mi campo de batalla
y huyo de los disparos de la vida.
A veces ese miedo es tan intenso
que desearía ser otra persona
para poder decir aquellas cosas
que el tiempo me robó de los bolsillos,
para pedir perdón o dar las gracias,
te quiero, ven, aún te necesito…
Si ustedes me permiten la osadía
no voy a lamentarme por mis faltas,
voy a seguir soñando,
como sueñan aquellos
que construyen el mundo.
Aún queda tanto viaje en la maleta…
Así que no perdamos nuestro tiempo.
Gracias por su atención al escucharme.
Confío en que me guarden el secreto.